Caracas Siglo XXI

Foto: Caraota Digital

Wilfredo Velásquez R.

Experto en Políticas Públicas

Siempre nos dijeron que las ciudades eran organismos vivos, pero este gobierno convirtió a Caracas en una ciudad agonizante.

Para hacernos una imagen rápida de la situación actual de la ciudad, analizamos tres aspectos básicos: el equipamiento urbano, el mantenimiento y el mobiliario urbano.

En cuanto al equipamiento urbano, Caracas ha venido sufriendo un acentuado deterioro de los servicios de redes y de los llamados servicios puntuales.

El colapso eléctrico nacional es menos grave en nuestra Caracas, sin embargo, los apagones son cada vez más frecuentes y las caídas de tensión siguen causando daños materiales en los hogares.

En clínicas y hospitales el mal servicio cobra vidas sin que nadie responda por ello.

En lo referente al servicio de agua, debido a las deficiencias del servicio eléctrico y al pésimo mantenimiento del Sistema Tuy, quedamos prácticamente en estado de emergencia permanente.

Las plantas de potabilización de agua son insuficientes, carecen de los recursos necesarios para su mantenimiento, al punto que ningún caraqueño se arriesga a ingerirla directamente del grifo.

El sistema de cloacas y drenajes, que en muchos sectores fallaban en tiempo de lluvias, ahora, por falta de mantenimiento, se derraman y corren sin ninguna atención oficial por la superficie, inundando las calles y llenando el ambiente de olores nauseabundos.

El Guaire, es un río de sangre que avergüenza al caraqueño y que solo ha servido para que los gobiernos, ejerciten la demagogia y practiquen descaradamente la corrupción.

En cuanto a vialidad, no se construyeron las vías necesarias, ni ampliaron las existentes.

El Bus Caracas, una de las pocas obras que se pueden mostrar, lejos de aportar algo a la movilidad urbana, solo sirvió para destrozar buena parte de una importante arteria vial, el distribuidor de la Bandera, viola las más elementales normas de diseño vial.

Se pueden mencionar como positivos, los nuevos accesos a la autopista, que, si bien facilitan el tránsito, evidencian el desprecio por el cumplimiento de las normativas, a tal punto que ni cuestiones elementales, como el cálculo del radio de giro fueron respetados.

El mantenimiento vial, no se practica en el Municipio Libertador.

En los municipios metropolitanos del estado Miranda empiezan a retomarlo, pero igualmente irrespetan las normas, en algunos tramos asfaltaron sin escarificar y dejaron las tapas de boca de visitas deprimidas. En otros casos el espesor de la carpeta de rodamiento es inferior a la norma.

En general las calles de Caracas carecen de mantenimiento, resultan intransitables y surcada por ríos de aguas negras.

¿Qué decir de los servicios puntuales, los que requieren de infraestructuras para apoyar las actividades humanas que se desarrollan en edificaciones diferentes a la vivienda y a los locales de trabajo y producción, tales como educación, cultura, salud, esparcimiento y recreación?

En cuanto a salud, al principio, con el apoyo cubano, construyeron unos módulos hexagonales, de acabados precarios, y limitada dotación, luego, desecharon la red de ambulatorios y construyeron los CDI, mejor dotados, bajo las órdenes de médicos y paramédicos cubanos.

Descuidaron el mantenimiento hospitalario, diluyeron las funciones de FIMA, descuidaron los ambulatorios, desatendieron presupuestariamente las facultades tradicionales de medicina, privilegiando la formación de médicos comunitarios, y dinamitaron la medicina privada.

Volvieron inútiles los seguros médicos (HCM), terminaron con el servicio de medicinas de alto costo, y disminuyeron significativamente la atención a las enfermedades crónicas.

Como resultado tenemos la infraestructura de salud tradicional, tan deteriorada como las que albergan al nuevo sistema de salud impuesto desde Cuba.

En educación sufrimos lo que el resto del país, abandono total de la infraestructura escolar, Fede, resulta una entelequia y, por si fuera poco, a todo el descuido oficial se suma el vandalismo que saquea y destruye las edificaciones educativas.

La infraestructura cultural, resultó afectada por la concepción socialistas de la cultura.  Desvirtuaron el uso de los espacios culturales, descuidaron el mantenimiento, dejaron la promoción cultural y se dedicaron a la promoción de eventos nacionales e internacionales para publicitar al gobierno.

En cuanto a las áreas verdes, parques y recreación, podemos señalar, la buena recuperación del Parque El Calvario, que ahora luce muy descuidado, el abandono del parque Zoológico de Caricuao, el del Pinar, descuido generalizado del Parque del Oeste y escasa inversión en el Parque del Este, Los Caobos, torpemente intervenido, Mirador de la Cota Mil, ocupado policialmente, Los Chorros, Deteriorados, Jardín Botánico, abandono absoluto, Los Próceres, evidente deterioro pese a los esfuerzos eventuales de recuperación . Dejamos la conclusión a criterio del lector.

El mobiliario urbano, en términos sencillos es equiparable al mobiliario de nuestras residencias.

El catálogo mínimo debería contener, modelos de paradas, de plazas y parques infantiles de pequeña escala, caminerías, aceras brocales, accesos y rampas para personas de movilidad disminuida, bancos, luminarias, semáforos, papeleras, soportes de publicidad exterior, baños públicos. etc.

Mencionados estos elementos, ya puede sacar sus conclusiones el lector, poco del mobiliario mencionado existe en nuestra ciudad.

La recolección y disposición de desechos sólidos y el saneamiento ambiental, tampoco soportan una evaluación seria, nos limitaremos a señalar, que los caraqueños hemos terminado por habituarnos a convivir con la basura y en nefastas condiciones de salubridad.

Y el caraqueño, ahora habitante de una ciudad hostil, pierde mucho de su carácter ciudadano y se acostumbra a recorrer la ciudad a contra vía y la vida a contra vida.

@wilvelasquez

enrique iglesias

Enrique Iglesias bailó con su hija Lucy y se volvió viral (vídeo)

Expresidente Uribe

Álvaro Uribe se presentará ante Corte Suprema de Justicia de Colombia