Miguel Ángel Rodríguez: «Acorralado por la plata, Maduro puede desatar otro caos criminal»

Foto: Costesía

El incremento de la severidad de las sanciones contra el régimen madurista, embargo pleno de por medio, está causándole tal desespero al régimen de Nicolás Maduro, que no solo acaba de pegarle una patada al intento de mediación del Reino de Noruega, sino que además le vale como causa de una nueva locura que a su historial, puede agravar la cuenta de crímenes.

Tal es el criterio de Miguel Ángel Rodríguez, periodista y exparlamentario de la Asamblea Nacional, quien califica abiertamente de “golpe político criminal” la disolución de la Asamblea Nacional que acaba de advertir a modo de alarma internacional el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Recuerda Rodríguez que a finales de 2016 ya el régimen, con tribunales y rectoras electorales cómplices, había asestado un duro golpe al derecho de los venezolanos a decidir en un referendo revocatorio si Nicolás Maduro continuaba en su posición de presidente. El Tribunal Supremo de Justicia ilegalmente constituido a finales de 2015 ya se había convertido en guarida de todos los ministros y otros altos funcionarios del gobierno, quienes optaron por no cumplir su obligación de comparecer ante la Asamblea Nacional para responder, fundamentalmente, qué había ocurrido con la más importante riqueza financiera que gobierno alguno hubiera tenido en sus manos, a causa de la bonanza petrolera.

La efervescencia del país, dispuesto a tirarse a las calles por el escamoteo del revocatorio, rememora el exparlamentario, se alivió cuando el Vaticano propone una vía diplomática, pacífica, de acuerdo político en la búsqueda de una salida, A la postre el régimen madurista burló los compromisos que había contraído.

Ruina cantada para Venezuela, y en marcha la denuncia de la más grave crisis humanitaria que haya sufrido el país, urgido de dinero, el régimen de Maduro vuelve a cometer delitos graves por intermedio de los magistrados de “su Tribunal Supremo” y dos sentencias usurpan plenamente las facultades contraloras de la Asamblea Nacional, por lo que el propio Ministerio Público encabezado por la amiga de Hugo Chávez y hasta entonces también de Diosdado Cabello, la ex fiscal general Luisa Ortega Díaz, denuncia al mundo la comisión de otro grave golpe de Estado.

Se cuentan por centenares los muertos y por miles los casos de presidios políticos, torturas, tratos crueles y exilios forzados; las consecuencias de la represión brutal del régimen contra la ciudadanía que lo protestaba en el año 2017, siendo el origen del conflicto, la decisión de Nicolás Maduro de seguir endeudando milmillonariamente a Venezuela, sin tener que contar con la aprobación de la Asamblea y sin tener luego que darle cuentas. Todo eso, recuerda Miguel Ángel Rodríguez, está perfectamente explicado en los informes que dieron base al juicio tremendo que acaba de emitir la comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet.

Ahora las sanciones incrementadas el lunes 5 de agosto por Donald Trump contra Nicolás Maduro, parecen estar causando las mismas reacciones violentas en quienes se oponen a escuchar al pueblo de Venezuela y facilitar que se celebren elecciones libres, con autoridades electorales probas y con la observación clara de organismos internacionales. “En 2017 impusieron a sangre y fuego una espuria Asamblea Constituyente. Y si ahora esa entidad es la garra de un régimen enloquecido por la falta de plata, para acabar con el único poder legítimo, como la Asamblea Nacional, lo que está quedando claro es que Maduro opta de nuevo por el caos y la posibilidad de seguir infligiendo dolor y duelo al país que tiene todo el derecho a movilizarse para poner coto definitivo a los verdaderos agresores”, sostuvo Rodríguez.

El embargo decidido por la Administración Trump contra todos los activos de la República de Venezuela en territorio estadounidense, y que prohíbe a terceros prestar aliento comercial y financiero al régimen de Nicolás Maduro, se ha firmado con las excepciones referentes a asuntos humanitarios, medicinas, tratamientos médicos, importación de alimentos e insumos para producir comida. 

El martes 6 de agosto el equipo de Nicolás Maduro que asiste a la mediación del Reino de Noruega informó que abandonaba la mesa de conversaciones para hallar una salida pacífica a la crisis que vive Venezuela, en abierta respuesta al embargo anunciado por Donald Trump.

Juan Guaidó, presidente interino de la República de Venezuela, alertó el domingo 11 de agosto, en una alocución limitada a redes sociales, que la Asamblea Constituyente íntegramente formada por afectos a Nicolás Maduro, se disponía a disolver la Asamblea Nacional y muy probablemente a desatar mayores persecuciones y presidios contra los diputados opositores.

¡Sin miedo! Carlos Lozano responde a amenazas de Cabello contra la AN

TSJ de Maduro ordenó enjuiciamiento contra otros tres diputados