Foro Penal: la represión es el arma que le queda al régimen de Maduro

Foto: cortesía

El director de la ONG Foro Penal, Alfredo Romero, aseguró en una entrevista a El Independiente que las personas «nunca llegan a ver lo peor en Venezuela«.

Romero, que lleva 18 años lidiando con el horror en Venezuela, exige que se haga justicia en el país. El Foro Penal, que cuenta con un ejército de voluntarios, abogados y profesionales en la defensa de los derechos humanos, se ponen en marcha cada vez que acude a ellos un familiar de un preso político.

«Luchamos contra el olvido. Lo peor para un preso es el olvido», detalla Romero.

«Ahora hay 522 personas presas por motivos políticos. Mañana el número puede variar. De ellos, 109 son militares. Desde 2014 hemos registrado más de 15 mil detenciones arbitrarias por motivos políticos», sostuvo.

En el presente año, quienes más sufren son los familiares de los militares perseguidos por el régimen.

A juicio de Romero, lo peor que le ha pasado es no poderle ofrecer consuelo a Rufo Chacón, adolescente de 16 años que las fuerzas de seguridad le arrebataron los ojos a punta de perdigonazos. «Para mí conocer significa ver, y no puedo ver nada. Se acabó mi vida», dijo Chacón.

Le llevamos a Caracas. Era la primera vez que estaba en la capital. Le pregunté dónde quería ir para entretenerle mientras esperábamos para saber qué decían los médicos. Me respondió: «Para mí conocer significa ver y no puedo ver nada’”, evoca Romero, quien confiesa que se sentía impotente ante la desgracia del joven. “¿Cómo vamos a ayudar a Rufo?”, agrega. La madre de Rufo, Adriana, ya dijo que su niño se quería morir al conocer su desgracia. “Se me acabó la vida”, repetía.

«Jamás el régimen dejará de reprimir. Es su herramienta más efectiva, su capital. La usa como mecanismo de control político. Puede debilitarse económicamente o militarmente, pero nunca se debilitarán las unidades represivas», detalló Romero.

Romero recordó que el primer caso de tortura por motivos políticos llegó al Foro Penal el 18 de febrero de 2014. A un joven venezolano lo llevaron a la sede de la policía política, «le metieron la cabeza en agua y le daban descargas eléctricas. Le decían que iban a parar si acusaba a Antonio Ledezma de organizar las protestas«.

El abogado recuerda que quien quiera denunciar una violación de sus derechos humanos, puede ponerse en contacto con el centro de denuncias del Foro Penal o por un correo electrónico. Además, puede ingresar a la web www.foropenal.com

Mamá Lis, una de las activistas cercanas al Foro Penal, que fue encarcelada por asistir a los presos y a quien impidieron salir del país para someterse a una intervención quirúrgica, decía en una carta en 2017: ” «Pensar distinto no es un delito, es creer que todos tenemos los mismos derechos aunque llevemos banderas distintas (…) Pensar distinto es querer justicia para todos, luchar por la paz y libertad, decir lo que los medios callan por temor». Luz en la oscuridad, voces en el silencio, justicia contra la impunidad.

La tormenta tropical Dorian mantiene su fuerza mientras se dirige al Caribe

El cáncer no espera: pacientes luchan por su vida contra la falta de recursos para su tratamiento