Por amenazas: cerró restaurante venezolano en Argentina

El pasado diciembre, el venezolano Alexander Fajardo consolidó un proyecto al abrir las puertas de su restaurante. Emprendimiento con el que anhelaba traer a su esposa y cuatro hijos desde su país natal.

Pero este sueño tuvo que paralizarse por los momentos, ya que debido a los esbirros de la dictadura venezolana tuvo que cerrar el local, pues fueron gracias a las amenazas que recibieron él y su familia, mensajes intimidatorios ligados a la temática del negocio, reseñó el portal web Infobae.

Resulta que el restaurante tenía un concepto crítico contra el régimen de Nicolás Maduro, algo que se ponía en manifiesto desde el nombre: se llamaba Maduro coño e tu Madre. En su interior, el lugar estaba decorado por gigantografías de fotos de represiones de fuerzas armadas a ciudadanos, caricaturas de Maduro, retratos de opositores, además de algunas imágenes de las bellezas naturales del país del norte sudamericano.

También los nombres de los platos de comida rápida y cócteles eran alusivos a la situación política venezolana. En el menú figuraban por ejemplo la «Hamburguesa», «Pepito El Inmigrante», «Pepito Resistencia», «Pepito El Manifestante». El propietario la definía como la «gastronomía de la resistencia».

La peculiar iniciativa, como era de esperar, no pasó desapercibida; generó revuelo en las redes sociales e hizo eco en tierras venezolanas. A pesar de recibir buenas críticas por parte de los opositores, las manifestaciones en contra se magnificaron y se tornaron más agresivas.

Primero con una pintada a la persiana del frente: «Golpistas: Maduro no se va!», le escribieron con aerosol blanco, y le rayaron la parte del cartel que decía «coño e tu madre». Fajardo no le dio importancia. «Pero el problema llegó a mi familia en Venezuela», dijo .

«Mi esposa me llamó, me dijo que habían llegado los colectivos al negocio que tenemos en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Primero empezaron a cobrar vacuna, porque ya el cobro de vacuna llegó a la Universidad Central. Me estaban cobrando cierta cantidad de dinero para operar, sino me queman el negocio», relató.

Y continuó: «Se enteraron de que yo era el dueño del negocio en Argentina con el nombre que a ellos les molesta. Directamente hablaron con mi esposa y le dijeron que si yo no quitaba el local, me lo iban a quemar. ‘Si no quitas eso, aquí vas a pagar las consecuencias’, amenazaron».

Con el cierre del negocio, Fajardo se quedó «prácticamente en la calle». Para venir a Argentina vendió su auto y su casa en Boca de Uchire. Los ahorros los invirtió en el restaurante. Y ahora se esfumaron. Por eso dice que la tristeza, la rabia y la melancolía lo invaden.

El  hombre ahora cuenta que afortunadamente a su esposa «no la han contactado de nuevo desde que la amenazaron». Y revela que mientras medita su futuro, con la posibilidad latente de irse de Argentina, su principal objetivo es «sacar» a su familia de Venezuela. «Eso lo haré pronto y ya con ellos acá podré decidir qué hacer».

Fedeagro: precios de las hortalizas aumentaron tras cortes eléctricos en el país

Guaidó caraotadigital

Régimen secuestró a dos miembros del equipo de Guaidó